sábado, 15 de noviembre de 2008

Maquillaje básico





Maquillaje básico
Objetivo: Al finalizar el curso el capacitando dominará correctamente los conceptos básicos del maquillaje.

Índice

Introducción
Corrección de las cejas
La base
Correctores y polvos
Maquillaje de ojos
Rubor y correcciones con polvo
Maquillaje de Pestañas
Los labios
El color y la luz
1. Introducción
La realización de un maquillaje va a crear una nueva expresión, dando luz y color. A partir de ahora, vas a iniciar un curso de automaquillaje en el cual espero que te sientas animada a seguir todas las pautas. Cada maquillaje se realizara de forma diferente dependiendo de la personalidad y facciones de cada una, y tú misma debes crear tu propio estilo, en el cual no te veas extraña, ni te sientas incómoda.

Para crear tus propios trucos tendremos en cuenta tres puntos principales:

Sentirte identificada con uno de los siete tipos de rostros.
Crear armonías de colores entre los vestidos, los ojos y los cabellos.
La ocasión del maquillaje (de fiesta, de día, de noche, de novia, etc…).
Personaliza tu rostro.

Primero coge una cinta y retira el cabello totalmente de la cara, ahora es muy sencillo, mírate en un espejo e imagínate los puntos que te voy a marcar (ver imagen del lateral):

Dos en el inicio del cabello,
Uno, dos dedos por debajo de cada sien,
Y por último mira la inclinación que hace tu rostro hasta el mentón.
¿Qué tipo de rostro tienes?.








Antes de maquillarte

Te recomendamos que sigas los siguientes pasos:

Limpieza de la piel
Aplicación de crema hidratante
Depilación de cejas
Depilación del labio superior
Productos indispensables para un buen maquillaje

Estos son los productos que todas tenemos que tener en nuestro porta cosméticos:

Base.
Corrector.
Polvo volátil o compacto.
Sombras de distintos colores.
Delineador negro o marrón (que sea blando para que se deslice con suavidad).
Máscara de pestañas.
Rubor.
Delineador de labios.
Rush de distintos colores.
Brillo.
Pinceles.
Esponjas de látex.
2. Corrección de las cejas
La corrección de las cejas realízala dibujando pequeños trazos oblicuos de lápiz que parezcan pelos naturales. Lo primero que debes hacer es:

Elegir el color del lápiz que vas a utilizar. Deberá ser lo más similar posible al color de tus cejas. Evita hacerlo con colores fuertes como el negro, no te verás un rostro natural. Lo más recomendado normalmente en estos casos es la mezcla de colores, por ejemplo: gris y marrón.
Cepillar tus cejas de un lado a otro, y de arriba a abajo, esta maniobra te ayudará a darles más volumen a tus cejas.
Afilar muy bien la punta del lápiz para que los trazos dibujados sean más limpios.
Dibujar sobre las zonas que debes corregir unos trazos de unos 4 mm, aproximadamente. Sigue la forma y dirección del pelo, y dibuja desde la raíz hacia la parte externa del ojo dejando una pequeña distancia entre trazo y trazo.
Vuelve a cepillar tus cejas de arriba abajo, y de un lado a otro.
Lo que nunca debes hacer es:

No dibujes con un solo trazo la ceja, es totalmente antinatural.
Escoger colores distintos al color de tu cabello, intenta coger colores semejantes a tu pelo.
Perfila tu mirada

El perfilar un ojo es una manera importante de realzar, y hacer más grande el óvalo. Olvídate de las viejas costumbres de perfilar el ojo por dentro del párpado inferior siempre, te hará el ojo mucho más pequeño y triste.

Habitualmente perfilaremos el ojo flojo, marcando el trazo y después de aplicar las sombras lo acabaremos de perfilar bien. Hay varios tipos de productos que puedes utilizar:

Lápiz de ojos
Suele ser la forma más sencilla y natural para delinear el ojo. Se puede difuminar pudiendo jugar con un tono más fuerte o siendo el mismo color difuminándolo para hacerlo más suave.
Puedes perfilar tanto el párpado superior como el inferior, pero siempre intentando empezar desde el lagrimal hasta el rabillo del ojo. Haz un trazo limpio sin repasar varias veces.
Procura que la línea sea lo más próxima posible a la raíz de las pestañas.
Los colores pueden depender de la ocasión que desees el maquillaje. Normalmente para diario utiliza marrones o grises tanto claros como oscuros. Si la ocasión requiere un maquillaje más sofisticado utiliza el negro.
Delineadores líquidos (eye-liner)
Lo debes emplear con precaución y discreción porque te hará una mirada mucho más dura que el lápiz. Es un producto que podemos aplicar sin miedo en ocasiones de fiesta.
Sombra de ojos
Las mismas sombras de ojos mezcladas con agua pueden hacer un efecto acuarela ,aplicándolas con un pincel muy fino.
3. La base
Tenemos distintos tipos de bases

Liquidas
Al Aceite
Compactas
La FUNCIÓN de la base es emparejar el color de la piel y cubrir manchas o granitos.

Si tenés la PIEL SECA elegí una base cremosa.
Si tenés la piel MUY SENSIBLE asegurate que sea Hipoalergénica.
Si en cambio la tienes GRASA o con granitos, optá por una oil free.
Al elegir el COLOR , éste tiene que ser igual al color general que tenemos en el rostro. Nunca debemos aplicarnos un color más claro. Para encontrar el que más te favorezca aplicá tres tiras de distintos tonos en la mejilla o mandíbula, la que se confunda con tu piel es la adecuada.

¿Cómo la aplicamos?

Es muy sencillo. Embeber un pincel u hisopo en la base y distribuir por toda la cara de manera pareja. Luego esfumamos bien con una esponja de látex, Teniendo en cuenta de llegar hasta el cuello para que no parezca que tenemos una máscara. En el caso de que la piel tenga muchas imperfecciones, retiramos el exceso con un tissue dando golpecitos y aplicamos otra capa más arriba.

Es muy sencillo. Embeber un pincel u hisopo en la base y distribuir por toda la cara de manera pareja. Luego esfumamos bien con una esponja de látex (las pueden conseguir en cualquier perfumería!), Teniendo en cuenta de llegar hasta el cuello para que no parezca que tenemos una máscara. En el caso de que la piel tenga muchas imperfecciones, retiramos el exceso con un tissue dando golpecitos y aplicamos otra capa más arriba.

4. Correctores y polvos
El corrector

El corrector es el 2º paso en el maquillaje luego de la base. Sirve para disimular e iluminar cualquier parte de la cara. Podemos tapar manchas, granitos, ojeras y cualquier imperfección que tengamos.
El COLOR tiene que ser un tono más claro que la base.

¿Cómo lo aplicamos?

Distribuya con un pincel las zonas que desea disimular. Para conseguir que penetre bien hay que esfumar con la yema de los dedos dando golpecitos suaves. Si tiene ojeras muy oscuras, retire el exceso con tissue y aplique una segunda capa.

El polvo

Hay 2 tipos de polvos: Sueltos (o volátiles) y compacto. La elección de uno u otro es un asunto de gusto personal. Los sueltos son ideales para usar en casa, pero no resultan prácticos para transportar. Los compactos son ideales para hacer retoques cuando está fuera de casa y se controlan mejor.

La FUNCIÓN del polvo es fijar el maquillaje y quitar el brillo.
El COLOR tiene que ser lo más parecido posible al de la base. El polvo translúcido NO aporta color.
¿Cómo lo aplicamos?

Espere unos minutos para que la base y el corrector se fijen. Luego con un cisne (del cual se ha retirado el exceso), se dan golpecitos suaves hasta que el polvo no se vea más en la cara.

5. Maquillaje de ojos
Los ojos son la parte más importante del rostro, la que atrae y llama más la atención. Lo que debes conseguir son ojos aterciopelados, chispeantes y maliciosos pero a la vez tiernos.

Efecto chispeante
Para conseguir ese efecto chispeante y atractivo en tus ojos, debes seguir siempre estas indicaciones:

No hagas nunca trazos demasiado precisos, porque te endurecerán. Opta por las sombras difuminadas que dan luz a la mirada. Intenta utilizar colores diferentes al color de tus ojos, ya que si no, tus ojos quedarán apagados.
Emplea sombras que te sean armoniosas pero que a la vez contrasten el iris. Cuando te maquilles, traza líneas, sombras y curvas en dirección ascendente, para abrir la mirada, darle vivacidad y juventud.
Antes de comenzar el maquillaje de los ojos, el párpado debe estar bien hidratado. Aplica una ligera base de maquillaje y para matizarlo empólvalo.
Trabaja con las sombras dúo, es decir, una más clara y otra más intensa. El color claro te aportará luz mientras que el color oscuro realza y corrige las formas del ojo.
Con la punta más fina del aplicador toma la sombra más oscura y pon un punto de color en el rabillo externo del ojo, a igual que en el borde de la parte móvil del párpado superior. Aplica dos o tres puntos más, siguiendo el arco hasta la mitad del pliegue del párpado. A continuación difumina el color aplicado para obtener la aureola más oscura. Coge la sombra clara y aplícala en el párpado móvil desde el exterior del ojo al interior.
Maquilla según tu forma de ojo
Sigue las siguientes instrucciones según el tipo de ojo que desees maquillar.

Ojos redondos y salientes
Aplica la sombra clara en todo el párpado móvil.
Dibuja el ángulo exterior punteado de sombra oscura, difumínala hacia el interior.
Sombrea ligeramente el ángulo externo del ángulo inferior





Ojos hundidos
Aplica la sombra clara en toda la parte móvil superior.
Sombrea con el color oscuro el ángulo externo del párpado superior




Ojos demasiado juntos
Aplica la sombra clara en toda la parte móvil del párpado superior e insiste en dar claridad en la zona del lagrimal.
Sombrea con el color oscuro el ángulo externo del párpado difuminándolo hacia el interior.
Dibuja con lápiz el ángulo externo del ojo, tocando las pestañas, y difumínalo







Ojos demasiado separados
Aplica la sombra oscura en el ángulo interno del ojo (zona del lagrimal) difuminándolo hacia el interior.
Extiende la sombra clara desde el centro del párpado hacia el exterior.
Haz un trazo fino con el lápiz en todo el párpado superior e inferior bordeando las pestañas.







Recuerda

Aplicar una sombra base en todo el ojo para unificar el color.
Toma pequeñas cantidades de sombra para facilitar su distribución. Es preferible que vuelvas a coger y aplicar más si ves que es poco.
Ten en cuenta que los colores cálidos favorecen a la mayoría de personas.
No olvides que un maquillaje siempre debe tener armonía de colores dependiendo del color de pelo y ropa.
6. Rubor y correcciones con polvo
Cada rostro es distinto y según su estructura, sabremos cuales son las zonas que necesitamos resaltar o disimular. Para resaltar o destacar: ACLARAMOS con un polvo neutro (puede ser sombra, rubor, volátil, etc.) que sea 1 o 2 tonos más claros que la piel. Para hundir o disimular: OSCURECEMOS con un polvo que sea 2 o 3 tonos más oscuros que la piel.

Luego de hacer las correcciones aplicamos el rubor.

Tipo de correcciones según la estructura de la cara:

Cara redonda:

Oscurecemos: el hueso del pómulo en diagonal.
Aclaramos: mentón, centro de la frente y sobre los pómulos.
Rubor: se aplica sobre la corrección oscura.
Cara cuadrada:

Oscurecemos: mandíbulas y costados del nacimiento del pelo.
Rubor: debajo del hueso en forma horizontal.
Cara alargada:

Oscurecemos el mentón y el nacimiento del pelo.
Aclaramos: mandíbulas.
Rubor: en el centro del cachete.
Cara triangular:

Oscurecemos: mentón y costados del nacimiento del pelo.
Aclaramos: mandíbulas.
Rubor: sobre los pómulos.
7. Maquillaje de Pestañas
El maquillaje de pestañas tiene gran importancia ya que da vivacidad y agranda el ojo. Existen gran cantidad de máscaras y gran variedad de colorido: negro, marrón, violeta, azul, verde, dorado, plateado. Algunos de estos productos llevan un aplicador incorporado y otros se aplican por medio de un pequeño cepillo de cerdas duras.

Antes de pasar a la aplicación del producto te explicaré un truquillo: Consiste en empolvar las pestañas con los polvos que has utilizado anteriormente para darles más grosor.

Después de esto ya puedes aplicar la máscara , es muy sencillo. Debes seguir estos pasos:

Cepilla tus pestañas insistiendo más en su mitad externa.
Impregna el aplicador con el producto que hayas escogido y empieza maquillando las pestañas superiores. Primero las puntas y después la base. Deja secar durante unos minutos para no manchar el párpado superior.
A continuación aplica el producto en las inferiores, maquillando primero la parte inferior y luego las puntas.
Cuando hayas maquillado todas las pestañas y para que no se queden pegadas, cepíllalas con el cepillito limpio.
Dependiendo del espesor que quieras darle a las pestañas aplicarás más o menos capas de producto, pero eso sí, siempre cepillándolas al finalizar para que queden más naturales y sueltas.
Color en las puntas

Hay gran variedad de colores, pero todo dependerá del compromiso para el que te estés maquillando.

La máscara de color negro es la de uso más frecuente, resalta pero con discreción. El negro hace más brillante el blanco de los ojos.
Con el marrón se pueden obtener efectos más naturales.
Obtendrás efectos más divertidos o modernos con los nuevas máscaras de colores.
Y para efectos más sofisticados, para salir una noche especial o asistir a una fiesta, puedes aplicarte las máscaras plateadas o brillantes.
8. Los labios
El maquillaje de los labios es muy importante para dar equilibrio y belleza al rostro. La boca junto a los ojos, son las partes móviles del rostro y, por tanto, los que más atención atraen. Con tu rostro correctamente maquillado, pero con unos labios sin color, obtendrás un aspecto triste y desequilibrado.

Primero delineo todo el contorno con lápiz delineador y lo esfumo hacia adentro. Luego relleno la boca con un labial (de un tono parecido al delineador), aprieto los labios en un papel tissue para retirar el exceso y vuelvo a rellenar. Por último se puede aplicar brillo.

Para AFINAR: se cubren los bordes con base y se delinea un milímetro por dentro del labio.
Para ENSANCHAR: se usa un lápiz color natural y se sigue la forma del labio un milímetro más arriba.
Recuerden que pueden mezclar distintos labiales para lograr diferentes colores.

9. El color y la luz
En la actualidad existen gran cantidad de maquillajes con diferentes texturas y consistencias que se adaptan a todas las necesidades. Esto nos permite lograr maquillajes sumamente naturales o sumamente complejos. La elección de la textura del maquillaje de fondo estará en función de la piel y del tipo de maquillaje que desees realizar.

Clases de maquillajes

Cremas de color
Son muy buenas para el día, sobre todo en pieles secas y grano fino. Dan un aspecto totalmente natural.
Maquillaje de fondo fluido
Cubre más que las cremas de color. Es un producto extraordinario para utilizar tanto en un maquillaje de día, tarde o noche.
Escoger el tono adecuado

Elegir el tono adecuado de cualquiera de estos productos es muy importante, ya que el fin es igualar el tono de la piel, mejorar el aspecto y eliminar la palidez. Ten cuidado, un buen color de piel no significa aparecer como si hubieras tomado el sol durante horas, un maquillaje oscuro siempre te envejecerá. El secreto es escoger un tono por encima del tuyo natural y extenderlo perfectamente para iluminar la piel y borrar defectos.

¿Cómo debes aplicarlo?

Ten en consideración los siguientes consejos:

Lo primero de todo aplicaremos la crema hidratante o ampolla flash.
Después aplicaremos pequeñas cantidades de producto sobre la frente, nariz, mejillas, mentón y cuello. No hay que utilizar mucha cantidad de producto, ya que corres el riesgo de que la epidermis quede demasiado cubierta y sea un maquillaje demasiado espeso.
Con la ayuda de una esponja humedecida extiéndelo partiendo de la raíz del cabello y de la zona media del rostro hacia los lados. No arrastres la esponja, da pequeños toques de presión, ya que así el producto queda más fijado en la superficie de la piel. Es muy importante que te fijes en maquillar todas aquellas zonas que se ven más: cara, cuello, escote y orejas.
Procura que no quede acumulado el producto en cejas, raíz del pelo, patillas o cuello. Si esto ocurriera, retira el exceso con un pañuelo de papel o toallita de desmaquillar efectuando ligeras presiones sin frotar.
Si realizas todos estos pasos, el maquillaje de fondo se convertirá en tu perfecta segunda piel.
Los colores

Es importante y necesario que tengas más o menos claro las diferencias entre los colores. Haremos la siguiente división: colores fríos y colores cálidos.

La división de estos dos tipos de colores no se puede hacer muy exhaustiva, pero es interesante que intentes establecer dicha división de un modo intuitivo, ya que el color es ante todo una expresión más emocional que racional de cada uno. De todos modos los podemos dividir en términos generales.

Colores fríos
Son aquellos en cuya mezcla predomina el azul. Sus tonos son el violeta, el malva, gris, etc.
Colores cálidos
Son aquellos en los que predomina el amarillo-rojo. Sus tonos son el amarillo, beige, marrón dorado, etc.
Colores neutros
Son el blanco y el negro. Son dos colores clásicos que casi siempre pueden estar reflejados en cualquier maquillaje. Lo único que debes tener en cuenta es que el color blanco al lado de colores claros los rebaja aún más y al lado de colores oscuros les da brillo. El negro por el contrario ilumina y da brillo a los colores claros que están a su lado y apaga los oscuros.
En el maquillaje toda fantasía está permitida, pero debes tener en cuenta la armonía de las tonalidades que se acomoden mejor con el color de ojos, del cabello y de la piel. También debes tener en cuenta las tonalidades de tu indumentaria, siguiendo una semejanza de colores o cambiar tonos opuestos que armonicen por contraste. La elección dependerá de tu imaginación , de tu fantasía y sobretodo de tu gusto.

La luz

El maquillaje no puede ser el mismo de día y de noche, ya que los colores cambian según la luz natural o artificial. La luz artificial, por potente que sea siempre es menos resplandeciente que la del día y por este motivo es tan primordial el maquillaje.

La luz artificial en el maquillaje de noche
Ten en cuenta que los tonos cálidos se atenúan y los fríos se intensifican, es decir, que para estos casos debes emplear maquillaje fluido o compacto que debe ser del mismo tono que la piel o un tono más claro.
El colorete más subido evitando los anaranjados ya que al ser un color cálido se atenuaría.
Los colores de labios han de ser más fuertes y sensuales que los del maquillaje de día.
Las sombras de ojos (azuladas, grises, malvas, marrones, …) deben ser más fuertes y más elaboradas que en el maquillaje de día.
La luz natural del día
Los cielos grises de invierno armonizan los colores fríos (azules, plateados, …).
Los cielos claros de verano armonizan con colores cálidos (amarillos, tonos de frutas y flores como el naranja o el albaricoque, etc.).